• 27 mayo 2021

ENTRENAMIENTOS EN ALTITUD

ENTRENAMIENTOS EN ALTITUD

ENTRENAMIENTOS EN ALTITUD 1024 1024 Syncrosfera

Entrenamientos en altitud

El objetivo principal del entrenamiento en altitud los atletas de alto rendimiento es estimular las adaptaciones hematológicas, respiratorias y metabólicas para aumentar el rendimiento deportivo tanto en condiciones de falta de oxígeno como a nivel del mar.  La aclimatación a la altitud conlleva toda una serie de cambios que dan lugar a un mayor suministro de oxígeno tanto a nivel central como periférico.

Tipos de entrenamiento a media altura. 

Existen varios tipos de entrenamientos en altitud. Los más famosos en la práctica deportiva son: 

«Vivir alto – entrenar alto»: exposición prolongada a condiciones de altitud (a la misma altitud) con esfuerzo en hipoxia moderada constante. 

«Vivir alto – entrenar bajo»: exposición prolongada a condiciones de hipoxia (a la misma altitud) mientras se realizan cargas en condiciones de normoxia (por debajo de donde se vive). 

«Vivir alto – entrenar alto y bajo» – estancia prolongada en condiciones de hipoxia (a la misma altitud) con realización de cargas tanto en condiciones de normoxia (por debajo del lugar de residencia) como de hipoxia (por encima de la altitud de residencia, incluso los esfuerzos máximos). 

Con el aumento de la altitud se produce una disminución de la presión atmosférica, lo que a su vez conlleva una disminución de la presión parcial de oxígeno en el aire inhalado. Cuando la presión parcial de oxígeno en el aire inhalado disminuye, el suministro de oxígeno a los órganos y tejidos disminuye proporcionalmente. Si utilizamos hipoxia artificial disminuimos la cantidad del oxígeno en el aire.  

Adaptaciones hematológicas:

Las adaptaciones hematológicas son las primeras que se han descrito. Aumento de la función de transporte del oxígeno por  la sangre al aumentar la cantidad de la masa total de hemoglobina. Esta respuesta se produce en su mayor parte a través del aumento de la secreción de eritropoyetina, el principal estimulante de la eritropoyesis. La liberación máxima se observa durante las primeras 24-48 horas y disminuye en una semana. Bajo la influencia de la hipoxia, las glándulas suprarrenales liberan eritropoyetina, lo que conduce a la iniciación de una cascada de procesos para formar una respuesta hematológica.  La exposición a altitudes superiores a 1600-1800 metros es necesaria para estimular la eritropoyesis. Un aumento del 1% de la masa de hemoglobina total en una semana a una altitud de 2500 m puede dar lugar a un aumento del 12% de la masa de hemoglobina total tras una estancia de 12 semanas a esta altitud. Aunque el aumento del recuento de glóbulos rojos es el marcador más visible (significativo) del entrenamiento en altitud, este parámetro es muy individual y depende de muchos factores.  La secreción individual de eritropoyetina influye directamente en el aumento de la hemoglobina total. También existe una clara relación entre el aumento de la masa de hemoglobina total y el volumen de la sangre, y un cambio en la masa de hemoglobina total de 1 g/kg según las publicaciones científicas conduce a un cambio en el consumo máximo de oxígeno de 4,4 ml/kg/min. Al mismo tiempo, no se ha encontrado ninguna correlación entre los valores de concentración de hemoglobina, hematocrito y consumo máximo de oxígeno. No obstante, algunos estudios han observado un aumento de la capacidad de trabajo sin cambios en los parámetros hematológicos.

Adaptaciones no hematológicas.

La altitud también provoca adaptaciones no hematológicas. Estas incluyen adaptaciones musculares, metabólicas y ventilatorias. Todas estas adaptaciones también conducen a un mayor rendimiento.  Entre las adaptaciones musculares se encuentran la mejora de la función mitocondrial, el aumento de la capilarización, la cantidad de mioglobina en el músculo y la capacidad de amortiguación muscular (buffering capacity). El efecto metabólico se refiere a la estimulación de la vía glicolítica y a través de las adaptaciones ventilatorias a la hipoxia. También se mejoran las propiedades energéticas, incluida la eficiencia, lo que conlleva un aumento del rendimiento a nivel del mar. 

En combinación, las adaptaciones hematológicas y no hematológicas conducen a una mejora del rendimiento y a un efecto positivo del entrenamiento en altitud sobre el rendimiento deportivo. 

¿Por qué es eficaz el entrenamiento en altura? 

Preparación para las competiciones en altitud.

Aumento de la eficiencia a nivel del mar.

Aumento del volumen de entrenamiento en el campo de entrenamiento posterior al campo de entrenamiento en altitud.

Adaptación cruzada al calor.

Rehabilitación después de las lesiones y evitación de la perdida de forma deportiva.

En Syncrosfera, podrás realizar tus entrenamientos en hipoxia al igual que descansar en condiciones de hipoxia. ¿Preparado para mejorar tus resultados?

Autora: Irina Zelenkova, medica y fisióloga deportiva

Dejar una Respuesta