Syncrosfera hotel, 4*

Avenida de Marina Alta 2, 03750, Denia, Spain

  • 3 diciembre 2021

ENTRENAMIENTO Y DIABETES

ENTRENAMIENTO Y DIABETES

ENTRENAMIENTO Y DIABETES 620 349 Syncrosfera

Antes de comenzar a debatir acerca de qué tipo de entrenamiento tiene mejores beneficios para combatir la diabetes mellitus2 (DM2) debemos tener en cuenta algunos conceptos básicos.

la Federación Internacional de Diabetes (por sus siglas en inglés FID) define a la diabetes como:

“Una afección grave y de largo plazo (“crónica”) que ocurre cuando los niveles de glucosa en la sangre de una persona son altos porque su cuerpo no puede producir insulina o la cantidad suficiente de esta hormona, o cuando no puede utilizar de manera eficaz la insulina que produce.

La insulina es una hormona indispensable que se produce en el páncreas. Permite que la glucosa del torrente circulatorio ingrese en las células del cuerpo, donde se convierte en energía. Además, es fundamental para el metabolismo de las proteínas y las grasas. La falta de insulina o la incapacidad de las células para responder a ella deriva en altos niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia), el cual es un indicador clínico de diabetes.

Por otra parte, La actividad física está definida como el movimiento corporal producido por la contracción de los músculos esqueléticos, que requiere un gasto de energía en exceso. El ejercicio es considerado un subconjunto de actividad física: el movimiento planeado, estructurado, repetitivo y corporal realizado para mejorar o mantener a uno o más componentes de una buena salud.

El ejercicio aeróbico consta de movimientos rítmicos, repetidos y continuos de grupos musculares grandes, al menos 10 min; ejemplo, caminar, montar en bicicleta, trotar, nadar, entre otros deportes. 

El ejercicio de fuerza consta de actividades que usan la fuerza muscular para mover un peso en contra de una carga resistente, ejemplo, el levantamiento de pesas y los ejercicios en los cuales se utilizan máquinas de peso.

Entonces Cuales son los Beneficios del ejercicio Físico en personas con Diabetes.?

Hablemos de los Ejercicios de fuerza

 El entrenamiento de fuerza puede ser un medio muy útil para el tratamiento de la obesidad y de la diabetes tipo 2.

Entre algunos Beneficios tenemos: 

1º) Reduce sustancialmente la pérdida de músculo que se produce cuando una persona hace sólo dieta. Mantener la masa muscular corporal es esencial para un mejor transporte de la glucosa y del metabolismo de la grasa.
2º) Evita la reducción del metabolismo de reposo que se produce inevitablemente cuando se sigue sólo una dieta hipocalórica.
3º) Ayuda a mejorar las cifras de la tensión arterial, del colesterol y de los triglicéridos.
4º) Mejora la fuerza, la flexibilidad y la resistencia física.
5º) Mejora el sentimiento de bienestar y autoestima.
6º) Es mucho más probable que aquellas personas que han perdido peso y han abandonado la dieta hipocalórica puedan mantener esta pérdida si siguen realizando el entrenamiento de fuerza.

Como deben ser los entrenamientos con Ejercicios de Fuerza.

Si no existen contraindicaciones, Entrenamiento de Fuerza 3 veces por semana, con la intervención de los mayores grupos musculares, progresando hasta 3 series de 8 a 10 repeticiones, con una carga que no permita realizar más de 8 a 10 repeticiones.

Para asegurar que los ejercicios se ejecuten correctamente, maximizar los beneficios para la salud y disminuir el riesgo de lesiones, iniciar este entrenamiento bajo la supervisión de un especialista en ejercicio.

En cuanto a los Ejercicios de Resistencia.

Los beneficios del ejercicio físico aerobio y de resistencia, han sido descritos por 

varios investigadores. A continuación, se expone un resumen de estos:

Mejoría de la sensibilidad a la insulina, lo que disminuye la insulinemia basal y 

posprandial.  

Aumento de la utilización de glucosa por el músculo, esto contribuye a evitar la 

hiperglucemia.  

Reducción de las necesidades diarias de insulina o de las dosis de 

hipoglicemiantes o normoglicemiantes orales.  

Mejoría de la respuesta anormal de las catecolaminas al estrés.  

• Aumento del gasto energético y de la pérdida de grasa, que contribuye a 

controlar el peso corporal y evita la obesidad.  

Mejoría en general de la presión arterial y función cardiaca.  

Contribución a mejorar los niveles de las lipoproteínas de alta densidad (HDL- 

colesterol) y a disminuir los niveles de colesterol total y de los triglicéridos.  

Reducción de la incidencia de algunos tipos de cáncer.  

Disminución de la osteoporosis.  

Preservación del contenido corporal de la masa magra, aumento de la masa 

muscular y de la capacidad para el trabajo.  

Aumento de la elasticidad corporal.  

Contribución a mejorar la imagen corporal.  

Mejoría de la sensación de bienestar y la calidad de vida.  

• Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.  

Reducción a largo plazo del riesgo de complicaciones de la DM

¿Como deben ser los entrenamientos de Resistencia…?

El Entrenamiento se debe distribuir en tres sesiones semanales mínimo y no deberían transcurrir más de dos días consecutivos sin entrenamiento.

El volumen y la intensidad de ejercicio aeróbico recomendado varían con base en los objetivos: Mejorar el control glicémico, mantener un peso corporal adecuado y disminuir el riesgo cardiovascular: Mínimo 150 minutos semanales de Ejercicio físico aeróbico de moderada intensidad) y/o al menos 90 minutos semanales de un ejercicio físico aeróbico vigoroso.

Entendiendo los Beneficios y la importancia del Ejercicio físico en pacientes Diabéticos es importante destacar algunas orientaciones generales. 

Antes de aumentar los patrones usuales de actividad física o desarrollar un 

programa de ejercicios, el individuo con DM debe someterse a una evaluación 

médica detallada y a los estudios diagnósticos apropiados. Este examen clínico 

debe dirigirse a identificar la presencia de complicaciones macrovasculares y 

microvasculares, porque en dependencia de la severidad de estas, pueden 

empeorarse.

Es importante que todo diabético incluido en un programa de ejercicio preste 

atención en mantener una hidratación adecuada. Los estados de deshidratación 

pueden afectar de manera negativa los niveles de la glucemia y función del 

corazón. Se recomienda antes de iniciar la actividad física la ingestión de líquidos 

(17 onzas de fluido consumidas 2 h antes de iniciar la actividad física). Durante la 

actividad física, los líquidos deben ser administrados temprano y de modo 

frecuente, en una cantidad suficiente para compensar las pérdidas a través del 

sudor, lo que se refleja en la reducción del peso corporal.

Las personas deben ser adiestradas para monitorear estrechamente el cuidado de 

los pies, para evitar el desarrollo de ampollas o cualquier otro daño potencial. Los 

pies deben ser revisados de manera sistemática antes y después de la actividad 

física

En Conclusión, Está claro el papel del ejercicio regular bien prescrito en el manejo de la Diabetes Tipo 2. El ejercicio aeróbico y el de fuerza mejoran el control glucémico, reducen los factores de riesgo cardiovascular, mejoran la condición física, contribuyen con la pérdida y mantenimiento del peso, mejoran la calidad de vida, reducen la mortalidad y tienen beneficios en casi todos los sistemas. Intervenciones estructuradas de ejercicio de mínimo 8 semanas muestran cambios en el índice de masa corporal aparte de los beneficios mencionado. Mayores niveles de intensidad del ejercicio se asocian con más del “fitness” (Salud). 

Se debe recordar que desde hace mucho tiempo el ejercicio es uno de los puntos fundamentales del manejo del diabético, pero en parte, debido al desconocimiento de su prescripción y beneficios, no se ofrece o se recomienda de una manera adecuada a los pacientes.

Dejar una Respuesta